Análisis de film: El fin es mi principio, un viaje extraordinario

Publicado en por Mila Marcos

Por Mila Marcos.

 

Crítica sobre la película realizada en memoria de Tiziano Terzani (1938-2004), escritor, periodista, ensayista italiano y el autor del bestseller en el que está basada la producción. Un viaje altamente intimista, profundo y sentimental con un claro final. Se muestra la muerte de un modo muy distinto al que se inculca en la infancia y que tanto intimida. Asimilarla como algo más que hay que vivir y que está por llegar.

Sinopsis

Un padre, que prevee estar en la expiación de sus días, manda una carta a su hijo que vive en el otro lado del mundo, invitándole a pasar con él sus últimos días. Pudiendo así repasar juntos, la vida pasada, y meditar sobre las decisiones acertadas y los tantos errores cometidos.

Un hombre inmensamente satisfecho con sus vivencias y en paz consigo mismo.

Tiziano Terzani se prepara, y con él a su familia, para ese único momento que ya le queda por vivir, la muerte.

Análisis y Crítica

El fin es mi principio arrastra consigo un gran acontecimiento cinematográfico, la vuelta a la pantalla grande de Bruno Ganz, el prestigioso actor de producciones como " El Hundimiento " de Oliver Hirschbiegel.

Es esta una película interesante que pasa de ser una mera sucesión de imágenes y sonidos a un continuo fluir de pensamientos. Con ellos intentan mostrarnos un modo de vivir la vida.

Un filme que hace pensar, reflexionar. Llega y toca por dentro.

Cuando el espectador descubre todo aquello que el padre quiere dejar en su hijo le conmueve inmensamente.

Puntualizar la grandiosa interpretación de Bruno Ganz. Llega a metabolizar, a absorber de un modo tan increíble la esencia deTiziano Terzani, en todas sus facetas, que llena todo el filme sin necesidad de adornos.

Opinión

Más que una película, esta producción resulta ser un viaje espiritual hacia “ todos pueden ser lo que quieren “.

Intentan con esto, mostrar que, una vez llegado hasta ahí, se es capaz de afrontar la muerte con una curiosa serenidad y aceptación.

Puntualizar la muy buena interpretación del actor Elio Germano como Folco, hijo de Tiziano.

Lo mejor: La profundidad del metraje. La hermosa fotografía y música hacia lo oriental.

Lo peor: Por su ritmo pausado, tal vez, no es apta para todo tipo de público.

CARATULA DE LA PELÍCULA; EL FIN ES MI PRINCIPIO

Etiquetado en CINE

Comentar este post